We use cookies to understand how you use our site and to improve your experience. This includes personalizing content and advertising. By continuing to use our site, you accept our use of Cookies, revised Privacy Policy and Terms of Use.
  • 0 views
  • Edit

Buscan uno de los tesoros más importantes de la historia de México y del mundo, los barcos de Hernán Cortez

2018-09-02 18:12
Arqueólogos nacionales y extranjeros buscan bajo las aguas profundas del mar de la Villa Rica en Veracruz diez de los 11 barcos en los cuales el español Hernán Cortés llegó a México para La Conquista en el año 1519. La búsqueda tiene dos objetivos, primero localizar los sitios y el otro objetivo es “contar otra vez la historia” y hablar sobre “cómo se unieron estas dos culturas para crear lo que hoy es México”, dijo Frederick Hanselmann de la Universidad de Miami, según aztecas. La bahía de Villa Rica, en el Atlántico mexicano, es el lugar exacto donde hace 499 años, Hernán Cortés y medio millar de hombres emprendieron el camino a la mítica Tenochtitlan, capital del imperio azteca. El proyecto denominado Arqueología Subacuática en la Villa Rica está a cargo del doctor Roberto Junco Sánchez, titular de la Subdirección de Arqueología Subacuática (SAS) del INAH, y los arqueólogos subacuáticos Frederick Hanselmann y Christopher Horrell, de la Universidad de Miami y el Buró de Seguridad y Cumplimiento Ambiental de los Estados Unidos, respectivamente. El arqueólogo Roberto Junco contó al diario El País que aquí hundió Cortés las naves para que sus hombres tuvieran clara la imposibilidad de retirada y le siguieran hasta la capital. “Si los encontramos”, vaticina, “sería como descubrir la tumba de Tutankamón”, añadió. Esta es la importancia de la búsqueda de estos tesoros. El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), celoso guardián del pasado en México, aprobado un proyecto así. Más aún, que haya subvencionado una parte. En la búsqueda se esta utilizando un magnetómetro y un sonar de barrido lateral, entre otras tecnologías aportadas por la SAS, y también se cuenta con el apoyo técnico de la empresa Marine Magnetics y otros especialistas norteamericanos. Al mismo tiempo se otorgo una beca de la National Geographic Society, gestionada por “Chris” Horrell. Los trabajos iniciaron en los primeros días de julio, y abarcan un área de 10 km2 perteneciente a las aguas de la antigua Villa Rica, en el municipio veracruzano de Actopan. A bordo de una embarcación, se realizan transectos paralelos en profundidades que van de los dos a los 15 metros, en aras de localizar anomalías que indiquen la probable ubicación de objetos históricos. “La función del magnetómetro es detectar variaciones en el campo magnético de la Tierra desde la zona que prospectamos. La intensidad y distribución de dichas variaciones nos permiten crear un mapa y definir sitios de alto potencial para luego bucear y excavar en ellos”, explicoo INAH. Junco y sus colegas, entre los cuales también se encuentran Ilya Inov y Melanie Damour, coinciden en que algunos de los artefactos metálicos que pudieron haber sobrevivido bajo el agua, y que funcionarían como indicadores de algún derrelicto mayor, son clavos, sujetadores, anclas y otros materiales hechos con hierro, además de jarcias y bultos de lastre. “Sabemos por documentos, como las Cartas de Relación, y otras fuentes como la crónica de Bernal Díaz del Castillo, que Cortés no quemó sus naves. Eso es un mito construido a partir de referencias de la antigua Grecia, sino que extrajo de ellas todo lo que le sería útil y luego perforó sus cascos para hundirlas y eliminar la posibilidad de que una parte de sus tropas se amotinara y volviera a Cuba”. Detalló que acorde con diversos historiadores, fueron 11 las naves que Cortés trajo a la actual costa mexicana, y 10 las que deshabilitó, porque envió una directamente a España para dar noticias de su situación y sus planes. A 499 años, analizan el arribo de Cortés a costas veracruzanas El inicio de la conquista de México-Tenochtitlan, a cumplir 500 años en 2019, devino al descubrimiento de América en 1492. Chris Horrell, especialista en este episodio histórico, refirió que hacia 1517, España requería mano de obra indígena para sus nuevos territorios en el Caribe, por lo cual se organizó desde Cuba una expedición que en ese año descubrió la península de Yucatán. La expedición de 1519de Cortés “tenía la orden del gobernador de Cuba para explorar y entrar en contacto con