We use cookies to understand how you use our site and to improve your experience. This includes personalizing content and advertising. By continuing to use our site, you accept our use of Cookies, revised Privacy Policy and Terms of Use.
  • 0 views
  • Edit

De la pobreza a campeón mundial: la carrera de un humilde velocista indonesio que logra el sueño de su vida

2018-08-03 22:48
Hace poco más de un año, el velocista indonesio Lalu Muhammad Zohri apenas podía permitirse zapatillas de correr y era prácticamente desconocido fuera de su pequeña aldea en la isla oriental de Lombok. Todo eso cambió en 10,18 segundos de carrera en el mes de julio, cuando el huérfano de 18 años venció a los mejores corredores del planeta en la final de 100 metros del campeonato mundial sub-20 en Finlandia Indonesia nunca contó con un finalista en el campeonato y menos aún con campeón del mundo juvenil, por lo que Zohri se vio rápidamente abrumado por las esperanzas de una nación que será sede de los Juegos Asiáticos 2018. El repentino ascenso es claramente una especie de conmoción para el adolescente que habla en voz baja. "Estaba más allá de mi imaginación", dijo Zohri riendo mientras hablaba con los periodistas al margen de un entrenamiento en Yakarta. "Me siento muy orgulloso y agradecido." El presidente indonesio Joko Widodo lo elogió como una "inspiración colectiva para los atletas de la nación en busca del oro" en los Juegos Asiáticos y ordenó a los ministros que renueven la humilde casa de bambú tejido donde vive con su familia. El adolescente, sin embargo, no da por hechas sus posibilidades de ganar otra medalla de oro en los Juegos Asiáticos, que se celebrarán en Yakarta y Palembang del 18 de agosto al 2 de septiembre, y añade que su objetivo es prepararse para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Sin embargo, para ganar la medalla de oro en los 100 metros el mes que viene, es probable que tenga que vencer a Femi Ogunade, oriundo de Qatar, y a los velocistas chinos Su Bingtian y Xie Zhenye, todos los cuales han corrido en menos de 10 segundos. La historia de Zohri comenzó en un pueblo del norte de Lombok. Como cualquier otro joven indonesio, jugar al fútbol era su pasatiempo favorito en la escuela, pero su estado físico innato llamó la atención de su profesora de deportes, Rosida. “No estaba interesado en convertirse en un atleta de tiempo completo”, dijo Rosida a Reuters en la escuela de Zohri. Le tomó dos años de persuasión antes de que finalmente fuera transferido a la escuela de Mataram Sports para su entrenamiento formal en 2015. Zohri ya es un icono en su pueblo natal de Karang Pangsor, donde las playas fueron su primera pista de entrenamiento. Creció en una pequeña casa de bambú y madera con dos hermanas y un hermano, y no tuvo zapatillas para correr hasta 2017, cuando fue invitado a entrenar con la selección nacional en Yakarta. Su historia de éxito inspira a muchos atletas e indonesios que viven por debajo del umbral de pobreza, y sirve de recordatorio a las autoridades para que presten más atención a los talentos de las zonas rurales. "La victoria de Zohri ha inspirado a otros y hace que nosotros también queramos ser campeones", dijo el atleta Bayu Kertanegara.